Recomendación Musical: The Devil’s Blood

 

Ya esta banda la conocía desde hace rato, recuerdo que la encontré de pura fortuna allá en mis años de emo-metalera por ahí en el 2012-2013, cuando buscaba siempre en las páginas de noticias metaleras y veía esos programas como ‘That Metal Show’.

Para darles un poco de info, esta es una banda de rock-metal ‘ocultista’ más que nada en referencia al satanismo; pero a diferencia de otras bandas como Ghost o Venom, no es tipo de satanismo que habla sobre violencia o muerte a todo ser vivo, no es este tipo de música que usa esta ideología (porque es una religión, búsquenla si quieren) más como publicidad que verdadera creencia. Muchas de las canciones de esta banda son más espirituales que nada; una que otra que se nota que fue claramente hecha como la canción que vende, pero aun así todos los álbumes de esta banda son una verdadera joya. Una maravillosa mezcla entre rock psicodélico, heavy metal y rock clásico, la banda definitivamente hace que este estilo sea tan personal que atrae a personas de cualquier gustos.

La historia de esta banda es un poco complicada y aunque me entristece que se haya separado entiendo el porqué.

La banda inicio, según Wikipedia, ahí por el año 2006 cuando todos éramos aun unos bebés, fundada por guitarrista y escritor principal Selim Lemouchi y por su hermana, Farida Lemouchi, pero no fue hasta 2009 que sacaron su primer álbum “The Time of No Time Evermore” que como primer álbum es una de los pocos casos que la música es tan consistente la una con la otra que no puedes dejar ninguna canción sin escuchar porque se siente incompleto.

Su siguiente álbum llego en el 2011, “The Thousandfold Epicenter” que es lo que personalmente, considero como uno de los mejores discos que he escuchado. La música, la letra, el simbolismo, todo en el álbum se junta hasta darte este sentido cósmico y de complejidad filosófica. 

Finalmente fue en el año 2013 cuando la banda se separó y uno de los fundadores, Semil decidió en crear otra banda, pero aun así, The Devil’s Blood decidieron publicar un último álbum, aún sin terminar, “III: Tabula Rasa or Death and Seven Pillars” en lo que creo que es una alegoría hacia la ideología de John Locke junto con la imagen de los siete pilares de la sabiduría. Este disco lo descubrí solo hace unos cuantos días puesto que ya llevo años sin buscar esta banda; son cosas que pasan en la vida, de repente te metes en otras cosas solo para regresar años después y descubrir que desapareció o siguen vivos.

Este álbum es algo verdaderamente que creo que es mejor escucharlo personalmente que tratar de describirlo, la música y todo a su alrededor es como si estuvieras escuchando música trascendental, como música de otro momento de la historia o tiempo.

Lo puedo describir a lo mejor como si fuera música de iglesia o de algún álbum religioso que a la vez no lo es; te enreda en sí y te hace imaginar cosas como si estuvieras teniendo un viaje dentro de una película entre David Lynch y Sofia Coppolla a lo mejor. Es un poco difícil de describir; pero es una de las cosas con las que definitivamente te llegas a obsesionar.

Con canciones que varían de entre 5 a más de 20 minutos, escucharlo es toda una experiencia, entre bosques o castillos abandonados es un álbum tanto musical como visual.

Tristemente, aun después de que el pilar de la banda Selim se fuera por otros rumbos musicales, el hombre estaba supuestamente peleando con sus demonios personales hasta el año 2014 cuando se quitó la vida. No hay mucha información sobre esto; solo lo que se había publicado antes donde hablaban de como éste había estado peleando contra una depresión maníaca y con una adicción a las drogas y al alcohol.

Una despedida triste para lo que pienso yo (y creo que muchos) de lo que pudo haber sido el próximo grande en la escena musical, sino en la escena de música underground o de rock. Pero bien siempre se ha dicho, lo importante no es vivir por siempre, sino crear algo que lo haga.

-Andrea MR