Reseña Musical – ‘Rainbow’ de Kesha

Cualquiera que estuvo al pendiente del caso de Kesha vs Sony, sabe cómo llegamos hasta ahorita, los que no, deberían de saber que fue un verdadero escándalo, pero más que nada fue una muestra de la falta de humanidad que tienen las grandes compañías musicales hacia sus artistas, pero lo peor de todo, es la muestra de sexismo y falta de empatía hacia las mujeres en un medio tan monopolizado como es la industria musical.

A pesar de todo esto, Kesha, bien conocida por su éxito de “Tik Tok” logro salir adelante con un nuevo disco titulado ‘Rainbow’, demostrando que más que un buen equipo de producción y de publicidad, lo que más se necesita en esta industria es talento, que claramente demuestra en este trabajo más que en sus discos anteriores, aunque tampoco es que no gustaran o que no estuvieran buenos, sino que se nota la diferencia entre un trabajo sobre producido solo para pegar en la radio, a un verdadero trabajo artístico.

Con colaboraciones con Dolly Parton, Eagles of Death Metal y The Dap Kings Horns, se forma un disco verdaderamente fuerte y con sentimiento; tanto con canciones movidas como para bailar en donde las pongan, como baladas para reflexionar sobre uno mismo.

El disco empieza con el tema de ‘Bastards’ hablando sobre como siempre habrá aquellos que querrán tumbarte y derrumbarte, pero nunca deberás dejarte caer por aquellas personas, solo para seguir con ‘Let ‘Em Talk’ hablando se lo mismo, sobre cómo no dejemos que los chismes y malas influencias nos controlen, después vamos con los que considero son las más poderosas del álbum.

‘Woman’, un tema hablando del orgullo que es ser mujer, de ser toda una mujer sin importar como te traten o te menos precien; después sigue ‘Hymm’ hablando de libertad y de ser honesto contigo mismo, ser libre y tomar esa misma libertad con las manos.

Vamos después con el primer single de este disco, que fácilmente causo el más impacto dentro del disco y con el video, me refiero a la canción de ‘Praying’ donde habla muy de frente sobre todo lo que sufrió a manos de quien le hicieron daño, pero también de como de esto se hizo más fuerte y que ella reza por que vean la verdad y el daño que hicieron para que finalmente cambien para bien y encuentren la luz.

‘Learn To Let Go’ y ‘Finding You’, una hablando sobre como dejar el pasado en donde debe de quedarse y aceptar el cambio, mientras que la última es una canción de amor, con frases tan bonitas como:

“I know forever don’t exist

But after this life, I’ll find you in the next

So when I say forever it’s the goddamn truth

I’ll keep finding, finding you…”

Solamente para después parar con la canción del mismo nombre que el álbum ‘Rainbow’ que describe su desconfianza y pelea para volver a confiar y darse esa libertad de ser ella misma otra vez, de sobrevivir todo el dolor por el que tuvo que pasar. Con bella letra y música imponente, una de las más memorables del disco, sin duda alguna.

Después vamos con las movidas como, ‘Hunt You Down’, ‘Boogie Feet’ y ‘Boots’ que más que temas importantes, son canciones movidas con su simple propósito de hacer bailar a quien las escuche.

Casi al final, tenemos la colaboración estilo country con la famosa cantante Dolly Parton, con la canción de ‘Old Flame’ hablando de amores pasados y demás, un tema excepcionalmente construido y trabajado, con la maravillosa voz de Dolly junto con Kesha logran hacer de esta lo que pudo haber sido una canción para el olvido un excelente tema más para este álbum.

Para finalizar con temas al estilo sin sentido, muy bien conocido para una artista como Kesha, son las canciones de ‘Godzilla’ y ‘Spaceship’. Aunque no sean temas muy imponentes en el álbum, son el cierre perfecto para acabar el disco, verdaderamente una manera excelente para cerrar este trabajo.

Honestamente, espero que sea nominado para algún premio, con este Kesha demuestra que más que canciones movidas y pegajosas, tiene talento todavía a demostrar y que quienes la detenían a ser mas, están finalmente fuera y que ahora puede brillar como la estrella que siempre fue.

4.5/5

” I can’t lose hope, what’s left of my heart’s still made of gold!”

-Andrea MR

Anuncios

Recomendación Musical: The Devil’s Blood

 

Ya esta banda la conocía desde hace rato, recuerdo que la encontré de pura fortuna allá en mis años de emo-metalera por ahí en el 2012-2013, cuando buscaba siempre en las páginas de noticias metaleras y veía esos programas como ‘That Metal Show’.

Para darles un poco de info, esta es una banda de rock-metal ‘ocultista’ más que nada en referencia al satanismo; pero a diferencia de otras bandas como Ghost o Venom, no es tipo de satanismo que habla sobre violencia o muerte a todo ser vivo, no es este tipo de música que usa esta ideología (porque es una religión, búsquenla si quieren) más como publicidad que verdadera creencia. Muchas de las canciones de esta banda son más espirituales que nada; una que otra que se nota que fue claramente hecha como la canción que vende, pero aun así todos los álbumes de esta banda son una verdadera joya. Una maravillosa mezcla entre rock psicodélico, heavy metal y rock clásico, la banda definitivamente hace que este estilo sea tan personal que atrae a personas de cualquier gustos.

La historia de esta banda es un poco complicada y aunque me entristece que se haya separado entiendo el porqué.

La banda inicio, según Wikipedia, ahí por el año 2006 cuando todos éramos aun unos bebés, fundada por guitarrista y escritor principal Selim Lemouchi y por su hermana, Farida Lemouchi, pero no fue hasta 2009 que sacaron su primer álbum “The Time of No Time Evermore” que como primer álbum es una de los pocos casos que la música es tan consistente la una con la otra que no puedes dejar ninguna canción sin escuchar porque se siente incompleto.

Su siguiente álbum llego en el 2011, “The Thousandfold Epicenter” que es lo que personalmente, considero como uno de los mejores discos que he escuchado. La música, la letra, el simbolismo, todo en el álbum se junta hasta darte este sentido cósmico y de complejidad filosófica. 

Finalmente fue en el año 2013 cuando la banda se separó y uno de los fundadores, Semil decidió en crear otra banda, pero aun así, The Devil’s Blood decidieron publicar un último álbum, aún sin terminar, “III: Tabula Rasa or Death and Seven Pillars” en lo que creo que es una alegoría hacia la ideología de John Locke junto con la imagen de los siete pilares de la sabiduría. Este disco lo descubrí solo hace unos cuantos días puesto que ya llevo años sin buscar esta banda; son cosas que pasan en la vida, de repente te metes en otras cosas solo para regresar años después y descubrir que desapareció o siguen vivos.

Este álbum es algo verdaderamente que creo que es mejor escucharlo personalmente que tratar de describirlo, la música y todo a su alrededor es como si estuvieras escuchando música trascendental, como música de otro momento de la historia o tiempo.

Lo puedo describir a lo mejor como si fuera música de iglesia o de algún álbum religioso que a la vez no lo es; te enreda en sí y te hace imaginar cosas como si estuvieras teniendo un viaje dentro de una película entre David Lynch y Sofia Coppolla a lo mejor. Es un poco difícil de describir; pero es una de las cosas con las que definitivamente te llegas a obsesionar.

Con canciones que varían de entre 5 a más de 20 minutos, escucharlo es toda una experiencia, entre bosques o castillos abandonados es un álbum tanto musical como visual.

Tristemente, aun después de que el pilar de la banda Selim se fuera por otros rumbos musicales, el hombre estaba supuestamente peleando con sus demonios personales hasta el año 2014 cuando se quitó la vida. No hay mucha información sobre esto; solo lo que se había publicado antes donde hablaban de como éste había estado peleando contra una depresión maníaca y con una adicción a las drogas y al alcohol.

Una despedida triste para lo que pienso yo (y creo que muchos) de lo que pudo haber sido el próximo grande en la escena musical, sino en la escena de música underground o de rock. Pero bien siempre se ha dicho, lo importante no es vivir por siempre, sino crear algo que lo haga.

-Andrea MR